7 oct. 2009

Acordes para el corazón

Escuchar ritmos alegres o una canción que nos hace sentir bien provoca, según sus conclusiones, un sentimiento de bienestar que es capaz de influir en el endotelio, el tejido que recubre el interior de los vasos sanguíneos, haciendo que se dilate, lo que permite un mayor flujo sanguíneo.
De Acordes para el corazón. El Mundo, 12 noviembre 2008

No hay comentarios:

Publicar un comentario